domingo, 7 de febrero de 2016

Werther III

Ésta es la última vez que abro los ojos; la última, ¡ay de mí! Ya no volverán a ver la luz del sol, que hoy se oculta detrás de una niebla densa y sombría. ¡Sí, viste de luto, naturaleza! Tu hijo, tu amigo, tu amante se acerca a su fin. ¡Ah, Carlota!, es una cosa que no se parece a nada y que sólo puede compararse con las percepciones confusas de un sueño, el decirse: “¡Esta mañana es la última!” Carlota, apenas puedo darme cuenta del sentido de esta palabra: “¡La última!” Yo, que ahora tengo la plenitud de mis fuerzas, mañana estaré sobre la tierra rígido y sin vida. ¡Morir! ¿Qué significa esto? Ya lo ves: los hombres soñamos siempre que hablamos de la muerte. He visto morir a mucha gente; pero somos tan pobres de inteligencia, que a pesar de cuanto vemos, nunca sabemos nada del principio ni del fin de la vida. En este momento todavía soy mío..., todavía soy tuyo, sí, tuyo, querida Carlota; y dentro de poco..., ¡separados.... desunidos, quizá para siempre! ¡No, Carlota, no! ¿Cómo puedo dejar de ser? Existimos, sí. ¡Dejar de ser! ¿Qué significa esto? Es una frase más, un ruido vano que mi corazón no comprende. ¡Muerto, Carlota! ¡Cubierto por la tierra fría en un rincón estrecho y sombrío! Tuve en mi adolescencia una amiga que carecía de apoyo y de consuelo. Murió y la acompañé hasta la fosa, donde estuve cuando bajaron el ataúd; oí el crujir de las cuerdas cuando las soltaron y cuando las recogieron. Luego arrojaron la primera palada de tierra, y la fúnebre caja produjo un ruido sordo, después más sordo, y después más sordo todavía, hasta que quedó completamente cubierta de tierra. Caí al lado de la fosa, delirante, oprimido, y con las entrañas hechas pedazos. Pues bien: yo no sé nada de lo que hay más allá del sepulcro. ¡Muerte! ¡Sepulcro! No comprendo estas palabras.

¡Oh! ¡Perdóname, perdóname! Ayer... aquél debió ser el último momento de mi vida. ¡Oh ángel! Fue la primera vez, si, la primera vez que una alegría pura y sin límites llenó todo mi ser.

Me ama, me ama... Aún quema mis labios el fuego sagrado que brotaba de los suyos; todavía inundan mi corazón estas delicias abrasadoras. ¡Perdóname, perdóname! Sabía que me amabas; lo sabía desde tus primeras miradas, aquellas miradas llenas de tu alma; lo sabía desde la primera vez que estrechaste mi mano. Y, sin embargo, cuando me separaba de ti o veía a Alberto a tu lado, me asaltaban por doquiera rencorosas dudas.



Comentario acerca de este fragmento:

En este fragmento Werther le comunica a Guillermo que definitivamente se va a suicidar y que acabará con su vida. Al principio del texto el protagonista expresa y se ve convencido de acabar con su vida pero más adelante hace reflexiones sobre lo que significa quitarse la vida. Para finalizar decide pedir perdón a Carlota, diciendo que él piensa y siempre ha pensado que Carlota le daba muestras de amor, a pesar de estar con Alberto, y se siente culpable de que ese amor no haya florecido antes.

Podemos decir que que el tema de este texto sería la decisión de Werther por suicidarse. Anteriormente, Werther tuvo unos sucesos que le levan a tomar esta decisión, como cuando Carlota y él se besan y esto hace que Werther se centre mucho en todos los pensamientos que se le viene y que le llevan directamente a la muerte. 

En la obra completa podemos ver muchos temas pero en este fragmento hay uno claro, el suicidio. También podemos encontrar otros temas en la obra. Uno de ellos, y para mí el segundo más importante, es el amor. El amor que el protagonista tiene por Carlota y que se ve expresado en toda la obra, aunque el piensa y siempre ha pensado que Carlota le mostró amor y que entre ellos se aman. Podriamos encontrar también tópicos. En esta obra podremos apreciar un poco el tópico del arte y la naturaleza, lo podemos ver con varias expresiones que el protagonista tiene en la obra.

El tiempo narrativo de la obra siempre será lineal. La acción se desarrolla poco a poco, para que al lector le llame la atención. Y debo de comentar, ya que la novela es lineal, que no se pasa siempre el mismo tiempo entre novela y novela, aveces se realizan parones de siete días. 

La historia sucede en Wahlheim, un pueblo que no existe en la vida real y que se encuentra aislado de ruidos sociales
Para acabar decir, que el protagonista principal en este fragmento y toda la obra es Werther. Este personaje aparece en la obra como un hombre loco que solo quiere suicidarse pero no tira de voluntad para hacerlo, y que aveces realiza reflexiones de si es necesario quitarse la vida. También hay otros personajes como, Carlota y Alberto, que con Werther formaran un triangulo de amor por el que girará toda la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario